10 señales de ansiedad en los niños que los padres no ven

Los niños no vienen con un manual que les ayude a detectar sus diversos estados de ánimo, dolencias o problemas en la vida. Un buen padre debe usar sus habilidades de detective porque lo que parece ser un problema puede tener una causa raíz diferente. Una de esas condiciones médicas es la ansiedad en los niños.

La ansiedad es el gran simulador. Puede hacer que incluso un niño piense y sienta cosas que no son normales. En los adultos, esta condición se manifiesta de maneras que no siempre son las mismas para un niño.

Los niños no siempre pueden expresar lo que se siente como adultos, por lo que se comportarán mal para hacerte saber que están sufriendo. Depende de ti utilizar estos síntomas de tipo “Código Morse” que muestran lo que está sucediendo.

Señales de ansiedad en los niños que los padres no ven

Si sabes que algo no está bien con tu hijo, puedes asumir rápidamente que está siendo acosado, tiene un problema médico subyacente o está atravesando problemas relacionados con la pubertad. Sin embargo, la ansiedad en los niños a menudo se manifiesta de forma misteriosa. Estos son los diez signos más comunes de un trastorno de ansiedad subyacente en los niños.

1. Hiperactividad

Cuando un niño está hiperactivo y se porta mal, probablemente asumirás que ha comido demasiada comida chatarra. Sin embargo, si el problema de la hiperactividad continúa, puedes considerar un diagnóstico como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, factores como la genética, las toxinas ambientales, las lesiones cerebrales y el bajo peso al nacer pueden provocar esta afección neurológica.

 

Sin embargo, el hecho de que parezca ser una cosa no significa que eso sea lo que está sucediendo; puede ser diferente. La ansiedad puede simular hiperactividad. El niño que se siente demasiado ansioso puede estar muy hiperactivo porque la angustia que siente no le permitirá relajarse.

2. Rabietas

Lamentablemente, las rabietas parecerían normales para el grupo de niños pequeños, pero incluso los adolescentes pueden tener crisis nerviosas y rabietas cuando no se salen con la suya. Otro signo de ansiedad son los arrebatos. Estas explosiones ocurren cuando alguien no puede regular sus emociones o estados de ánimo, y la ansiedad ciertamente puede ponerlo de mal humor.

Cuando tu hijo se siente horrible y no sabe cómo poner las cosas en palabras para ti, sus acciones pueden decir mucho. Tener crisis frecuentes en los niños que generalmente no actúan de esta manera es motivo de alarma.

3. Síntomas de conversión como dolores de estómago

Uno de los signos más comunes de ansiedad en los niños tiene mucho que ver con los síntomas de conversión o somatomorfos. La condición médica del trastorno de síntomas neurológicos funcionales significa que el cuerpo convierte la angustia mental en síntomas físicos. Si tu hijo se queja con frecuencia de dolores de cabeza y de estómago, es posible que se deba a la ansiedad.

Cuando un niño presenta dolor de estómago, sería fácil asumir que tiene un virus. Sin embargo, cuando el dolor de estómago sigue ocurriendo días o semanas después, se necesita una evaluación adicional.

4. La agitación es un síntoma de ansiedad en los niños

La ira es una de las emociones más fáciles de mostrar, y parece ser la “panacea” para lo que sea que alguien esté sintiendo. ¿Cuántas veces te has enojado durante la última semana? Si alguien te frota de la manera incorrecta, la ira sale a la superficie fácilmente, ya que es una emoción poderosa.

 

Es posible que tu hijo muestre signos de agitación y agresión que no eran parte habitual de su personalidad. Estos signos pueden ser preocupantes, ya que pueden provocar problemas en la escuela y en el hogar. La agitación es un signo común de ansiedad en los niños.

5. Inquietud

¿Alguna vez has escuchado el dicho de que alguien actúa como un gato sobre un techo de hojalata caliente? Bueno, el metal del techo les quemaría los pies, por lo que los felinos bailarían hasta que pudieran salir de esta situación. Puedes usar este término para referirte a tu hijo a veces.

¿Tu hijo camina por el piso, parece preocupado, tiene dificultades para concentrarse en el tiempo de juego o se niega a comer? La inquietud es un signo de confusión interior. Piensa en las veces que te has sentido inquieto y arrastrado por el piso, así como también has sentido malestar general.

A menudo es imposible expresar esos sentimientos con palabras, lo que puede ser la razón por la que tu hijo no puede decirte lo que está mal.

6. Negarse a ir a la cama

La ansiedad siempre es peor por la noche, y si tu hijo se niega a irse a la cama, puede ser un indicador de pánico. Pueden temer a la oscuridad, que la casa sea inquietantemente silenciosa y el aislamiento general que acompaña a la temporada nocturna.

Dependiendo de la edad del niño, pueden temer a los monstruos, fantasmas u otras cosas que chocan en la noche. Si tu hijo se niega repentinamente a irse a la cama por la noche, o si necesita tomar mucha agua y dos viajes al baño antes de calmarse, la culpa podría ser la ansiedad.

7. Llorar

Algunos niños son más emocionales que otros. En consecuencia, si un niño es más llorón que el promedio o comienza a llorar mucho, es una señal de problemas. Probablemente no adivinas la ansiedad como la causa principal del llanto de un niño, pero puede serlo.

Cuando su carga emocional se vuelve más de lo que pueden manejar, pueden tener estos arrebatos para ayudarlos a sentirse mejor. El llanto es una forma natural de liberar la angustia reprimida, y es posible que estén tratando de sacar lo que está adentro hacia afuera.

8. Negarse a ir ala escuela u otras actividades

¿La mariposa que alguna vez fue social prefiere ahora quedarse sola en su habitación? Puedes esperar que a medida que los niños crezcan, les gustará su tiempo a solas, especialmente durante la adolescencia. Hay muchos tipos diferentes de ansiedad, y un tipo de ansiedad a la que debes prestar atención es la variedad social.

La ansiedad social puede hacer la vida muy difícil para una persona que debe ir a la escuela y realizar actividades todos los días. Pueden temer cosas como que las personas se rían de ellos, no sean lo suficientemente buenos o caerse delante de los demás. La ansiedad puede hacer que una persona piense en todo tipo de cosas que no son ciertas, y la ansiedad social es una condición mental grave.

Si esta condición no se trata, puede convertirse en agorafobia, que es donde el niño tendrá miedo incluso de salir de casa. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, los niños que tienen agorafobia se sienten atrapados en situaciones en las que escapar puede ser difícil.

9. Preocuparse por el futuro

Los temores sobre el futuro son típicos cuando un niño mayor considera el camino de su vida. Sin embargo, cuando no pueden controlar estas preocupaciones y parecen apoderarse de su vida, puede ser un signo de ansiedad. Es aconsejable no permitir que sus hijos vean las noticias o cualquier programación que contenga violencia.

Incluso todas estas escenas de crímenes y programas de detectives pueden ser demasiado para sus mentes. Puede causar ansiedad en los niños que les permitas ver programas de televisión más allá de su alcance. Supervisa los videojuegos que juegan, los programas que miran y los sitios web que visitan en Internet, ya que estos pueden ayudar a alimentar el fuego de la ansiedad en el chico.

10. Miedos irracionales

Los niños suelen tener miedos irracionales, como el hombre del saco o los monstruos que viven debajo de su cama. Si bien es normal experimentar algunos de estos problemas, a menudo es fácil que estos miedos se apoderen de sus vidas. El mundo excita lo paranormal y explora tales cosas, pero podría ser demasiado para un niño que se adentra en este reino.

Como padres, es esencial abordar los miedos irracionales a un nivel que tu hijo pueda comprender. Los miedos irracionales pueden causar una ansiedad significativa, y es algo que a menudo se puede prevenir controlando su consumo. Sin embargo, algunos niños están genéticamente predispuestos a la ansiedad, por lo que debes estar más alerta ante tales problemas si es algo hereditario.

Reflexiones finales sobre la ansiedad en los niños

La ansiedad en los niños es una condición compleja. Afecta a más del siete por ciento de los niños entre las edades de 3 a 17, según un estudio al que hace referencia la Alianza Nacional de Salud Mental. Sin embargo, afecta aproximadamente al 19 por ciento de la población adulta.

Los estudios muestran que la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad mental suelen presentar síntomas antes de los 21 años. Lamentablemente, también puede desarrollarse después de un trauma o un período de enfermedad grave. Como padres, deben estar constantemente en guardia y ser conscientes de los síntomas de tu hijo, quejas sobre los sentimientos.

¿Lo que parece un caso de libro de texto de trastorno por déficit de atención con hiperactividad puede estar basado en la ansiedad? Dado que hay varias ramas de la ansiedad, como general, obsesivo-compulsivo, pánico y agorafobia, es difícil identificar el tipo con el que está lidiando tu hijo. Es esencial obtener la ayuda y la orientación de un consejero confiable para ayudar a abordar estos problemas de salud mental e identificar el tipo.

Vivir con ansiedad nunca es fácil, independientemente de tu edad. Lamentablemente, cuando eres un niño y no puedes articular completamente lo que sucede dentro del cuerpo, los padres deben convertirse en detectives para resolverlo.

www.lavidalucida.com
LAO-Lisette Alvarez Ondina

Informática, diseñadora, programadora web, estudio en la UCI, también fotógrafa de bebes, niños y embarazadas en LAOStudio, Facebook: http://www.facebook.com/LAOStudioFotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *