Relaciones malsanas | ¿Cómo reconocerlas a tiempo?

Una relación enfermiza o una relación malsana es una vida en un polvorín de interminable conflicto y reconciliación, manipulación y resentimiento. El psicólogo Mikhail Labkovsky afirma que las personas no obtienen alegría ni placer de ellas.

Señales de una relación malsana

Las relaciones malsanas tienen una serie de signos que deben reconocerse a tiempo para romper este círculo vicioso.

1. Intentos de cambiar a la otra persona

Al entablar una nueva relación, la gente suele ver solo lo bueno en un ser querido. Pero pasa un tiempo y hay que quitar las gafas de color rosa. Surgen hábitos, metas y deseos reales que son molestos. En lugar de agradecerse mutuamente por su experiencia, el cónyuge más fuerte intenta rehacer al más débil, teniendo en cuenta sus propias ideas sobre el ideal, y este es un comportamiento autoritario y tóxico dentro de la relación de la pareja.

En una relación maestro-alumno o víctima-verdugo, si uno de los cónyuges es mucho más débil. ¿Qué hacer en una situación similar? La psicología mundial de las relaciones recomienda cambiarte a ti mismo.

Un cónyuge interesado en mantener y desarrollar la unión seguirá tu ejemplo. Si los objetivos no están alineados, la relación colapsará inevitablemente.

2. Deseo de controlarse el uno al otro

La confianza es la base de las relaciones saludables entre las personas. Si no está allí, aparecen los siguientes signos de una relación no saludable:

 
  • Miedo, resentimiento y celos;
  • Intentos por controlar cada paso de su pareja;
  • Mayor exigencia en la atención y el cuidado;
  • Insatisfacción y reclamos constantes.

Mikhail Litvak , un conocido psiquiatra, psicoterapeuta y autor de más de 30 libros sobre psicología práctica, dijo que ese comportamiento es típico de un neurótico. Los intentos de controlar y aislar a una pareja de otras personas es una violación de los límites personales, lo que provoca irritación e incluso agresión.

Los celos enfermizos a menudo no están justificados y el resentimiento es un comportamiento absolutamente infantil que es inaceptable en una relación entre dos adultos.

Este modelo de comportamiento puede establecerse en la primera infancia, adoptado de los padres. Para una relación entre dos adultos, es tóxica y destructiva.

3. Incapacidad para tener acuerdos con la pareja

A veces es imposible estar de acuerdo con una persona, porque evita las conversaciones francas y espera a que la pareja adivine sus deseos, emociones y sentimientos.

Tratar de distanciarse de una pareja sin explicación es una manifestación de comportamiento tóxico.

En una relación sana, dos personas se interesan entre sí:

 
  • Estamos dispuestos a hablar abiertamente sobre sentimientos y experiencias.
  • No intentes presionar a tu pareja con silencio.
  • Todos los problemas se resuelven de forma tranquila y abierta.

Si uno de los socios espera que el otro adivine la razón de su silencio, entonces esta es una relación muy mala. No se puede pasar de comportamientos abiertos a pistas, nadie está obligado a resolver los acertijos que viven en nuestra cabeza.

No es necesario que se llene de intentos de guardar silencio, es importante declarar las emociones. Una mujer necesita explicarle de manera simple e inteligible a un hombre que le falta atención, flores, conversaciones íntimas con una taza de café, caminar de la mano y otras cosas románticas. Un hombre, por otro lado, no debe asumir que, al guardar silencio, se está comportando como un hombre. Decir que necesita apoyo, aceptación y simpatía no es una debilidad, sino la fuerza y ​​madurez de una persona.

4. Relaciones malsanas: responsabilidad cambiante

Las relaciones felices cuestan mucho trabajo, lo que también da lugar a conflictos constructivos. Es importante recordar que en cualquier conflicto, al menos dos partes están involucradas y ambas personas son responsables de ello.

Los intentos de evadir la responsabilidad o echar la culpa sobre los hombros de una pareja es un comportamiento infantil que es inaceptable en una relación entre dos adultos. No te culpes a ti mismo.

Si, después de comunicarse con una persona, persiste un sentimiento de culpa total, lo más probable es que la pareja esté manipulando, violando tus límites personales. Discutir por el bien de la disputa no conduce a ninguna parte. Con una persona que se considera a sí misma siempre y en todo bien, es imposible crear una familia feliz.

5. Chantaje y amenazas

En algunas parejas, las relaciones se basan en la pasión, el conflicto constante, el enfrentamiento y las amenazas. Las personas organizan un “swing” emocional entre sí, en el que sienten alegría y placer desenfrenados, o un anhelo y dolor que lo consumen todo.

La relación de dos neuróticos parece aterradora, pero para ellos se convierten en el sentido de la vida. Es importante recordar que si las parejas de vez en cuando se amenazan mutuamente con castigos corporales, ruptura total de relaciones o suicidio, entonces esta es una relación patológica y destructiva.

Es imposible crear una unión armoniosa basada en el miedo. Los científicos han demostrado que esto no es amor, sino una adicción a la adrenalina que se produce debido a los constantes saltos en el nivel de hormonas en la sangre, como en una montaña rusa. Conexiones tan extremas nunca traerán felicidad y confianza en el futuro.

Problemas de salud Si, al entablar una relación, una persona estaba feliz, sana y llena de esperanza, y con el tiempo comenzó a experimentar problemas de salud, entonces esto debe pensarse seriamente.

Problemas físicos causados por relaciones malsanas:

Una relación malsana no solo absorbe todas tus fuerzas, sino que puede puede socavar seriamente tu salud. El resultado de dicha interacción puede ser:

  1. Exacerbación de enfermedades crónicas.
  2. Problemas psicológicos y mentales.
  3. Todo un “montón” de enfermedades de los órganos internos.
  4. Enfermedades de la piel.
  5. Enfermedades de los genitales e incluso infertilidad.
  6. Desarrollo de neoplasias benignas y malignas.

Para sorpresa de los profesionales médicos, los cambios positivos en la relación de pareja o la separación de una persona tóxica conducen a una mejora significativa en el bienestar, hasta la recuperación completa.

6. Relaciones malsanas y envidia por los éxitos de los demás

En las parejas felices, las personas no solo se permiten desarrollarse apoyando a su pareja, sino que también se regocijan sinceramente por los éxitos de otras personas. En el infeliz, todo sucede exactamente al revés.

Las críticas pueden dirigirse a: apariencia, andar, estilo general e imagen; logros profesionales y victorias creativas; planes futuros. Un compañero destructivo puede mostrar agresión y decirle a la cara: “No tendrás éxito”.

La crítica suscita dudas en cualquier persona, incluso en las más seguras de sí mismas. Es importante escucharse a sí mismo, avanzar hacia la meta, a pesar del murmullo de la gente envidiosa. Es mejor alejarse de una pareja envidiosa y parcial.

Cualquier relación malsana conduce inevitablemente a la decepción. Las personas pierden rápidamente la sensación de euforia, aparece la insatisfacción interna, una falta de comprensión del significado y el futuro de la relación.

Ten en cuenta que el comportamiento negativo es igualmente característico de hombres y mujeres. Una vez en una relación enfermiza y sin encontrar un lenguaje común, es importante ponerle fin liberándose de la carga de la culpa y el resentimiento.

www.lavidalucida.com

LAO-Lisette Alvarez Ondina

Informática, diseñadora, programadora web, estudio en la UCI, también fotógrafa de bebes, niños y embarazadas en LAOStudio, Facebook: http://www.facebook.com/LAOStudioFotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *