Conexión entre fatiga y enfermedad de la tiroides

La fatiga es un síntoma común de la enfermedad de la tiroides. Y, si lo has experimentado, estarás íntimamente consciente de que esta no es la fatiga típica que muchas personas experimentan después de una noche de mal sueño o durante un período estresante.

A menudo es un agotamiento implacable y debilitante que perjudica tu funcionamiento diario. Ya sea que necesites una siesta todas las tardes para llegar a la hora de la cena o que te despiertes sin renovarte y con el cerebro empañado a pesar de haber dormido toda la noche, puede que te sientas mejor al saber que no estás solo.

Ajustar la dosis de tu medicamento para la tiroides (bajo la guía de tu médico), refinar tus hábitos de sueño y buscar otra causa de fatiga que pueda agravar el problema, puede ayudarte a mejorar este síntoma común de la enfermedad de la tiroides y vivir mejor con tu condición.

Un síntoma revelador de las enfermedad de la tiroides

La fatiga y el agotamiento severo pueden ser indicaciones clave de afecciones tiroideas no diagnosticadas o tratadas de manera insuficiente. Desafortunadamente, para algunos pacientes, la fatiga persiste incluso después del tratamiento.

Enfermedad de Hashimoto e hipotiroidismo

La fatiga es un síntoma casi universal de hipotiroidismo (tiroides hipoactiva), que se produce como resultado de la disminución de la producción de hormona tiroidea. Una señal notable de que tus niveles de tiroides no están regulados adecuadamente puede ser la fatiga que adormece los huesos.

Puede desarrollarse lentamente o aparecer repentinamente, dejándote apenas capaz de levantar la cabeza de la almohada por la mañana. Es posible que sientas que no puedes pasar un día sin una siesta, o que duermes más de lo habitual pero aún te sientes completamente agotado. Es posible que no tengas la energía para hacer ejercicio o que te quedes dormida durante el día o muy rápidamente por la noche y te resulte difícil levantarte por la mañana.

Si experimentas agotamiento que se observa con frecuencia junto con otros síntomas de hipotiroidismo, el problema puede ser que tu hipotiroidismo no se haya tratado lo suficiente.

Enfermedad de Graves e hipertiroidismo

La fatiga también es un síntoma de hipertiroidismo (tiroides hiperactiva), y comúnmente es el resultado de insomnio, ansiedad o patrones de sueño alterados. La dificultad para dormir puede deberse al estrés que el hipertiroidismo ejerce sobre tu cuerpo, incluido un pulso rápido, presión arterial alta, diarrea, temblores, ansiedad y otros síntomas de hipertiroidismo .

Tratamiento para enfermedades de la tiroides

Si tu fatiga tiene que ver con tu enfermedad de la tiroides, es posible que necesites algunos ajustes en la medicación.

Para el hipotiroidismo: Cuando se optimiza tu tratamiento, lo que significa que tus niveles de hormona tiroidea están en áreas específicas estrechas del rango de referencia, es posible que tu fatiga mejore o incluso desaparezca. Habla con tu médico sobre cómo ajustar la dosis de tu medicamento de reemplazo de la hormona tiroidea para que puedas sentirte mejor y la dieta adcuada para mantenerte en un nivel óptimo.

Para el hipertiroidismo: Si estás tomando un medicamento antitiroideo y está tomando demasiados medicamentos, esto puede cambiar tu función tiroidea a hipotiroidismo, lo que puede empeorar la fatiga. Y si has tenido una ablación con yodo radiactivo (RAI) o una cirugía para extirpar la tiroides y no estás tomando medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea, es posible que se haya vuelto hipotiroideo y necesites tratamiento.

 

Nuevamente aquí, si ya estás tomando medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea y todavía estás fatigado, es probable que necesites una dosis mayor para resolver tus síntomas y lograr que tus niveles de hormona tiroidea estén en el rango óptimo. Recuerda, una dieta adecuada puede ayudarte mucho a mejorar.

Otras causas de la enfermedad de la tiroides

Si te tratas tu enfermedad de la tiroides y aún experimentas fatiga persistente, existen otras causas que debes considerar con tu médico.

Depresión por tiroides

Las personas con hipotiroidismo e hipertiroidismo suelen presentar síntomas de depresión. Una revisión sistemática de 2018 encontró que los pacientes con la enfermedad de Hashimoto tienen más probabilidades de desarrollar depresión y ansiedad que las personas sanas.  Asegúrate de consultar a tu médico si experimentas síntomas de depresión. (1)

Apnea del sueño

Cuando tienes apnea del sueño, experimentas períodos breves en los que dejas de respirar mientras duermes, a menudo acompañados de ronquidos. Debido a que la cantidad de oxígeno que estás recibiendo se reduce, la apnea frecuente puede provocar trastornos del sueño y contribuir en gran medida a la sensación de agotamiento.

Además de los ronquidos, la fatiga y el aturdimiento, otros síntomas comunes de la apnea del sueño incluyen despertarse con dificultad para respirar, dolor de cabeza por la mañana y despertarte por la noche para orinar.

El hipotiroidismo está relacionado con la apnea del sueño, ya que tener niveles bajos de hormona tiroidea puede afectar tu respiración. Una revisión sistemática de 2016 de estudios sobre apnea del sueño e hipotiroidismo encontró que el 30 por ciento de los adultos recién diagnosticados con hipotiroidismo también tenían apnea obstructiva del sueño, que es una condición muy común. (2)

Anemia

La anemia, indicada por un recuento bajo de glóbulos rojos, es común en el hipotiroidismo y, a veces, es incluso el primer signo de enfermedad de la tiroides. Junto con la fatiga, la anemia puede causar síntomas de mareos, palpitaciones y dificultad para respirar. (3)

Deficiencia de hierro

Aunque la deficiencia de hierro a menudo conduce a la anemia, recientemente los científicos han descubierto que una gran cantidad de pacientes con enfermedades de la tiroides pueden tener una deficiencia de hierro que causa fatiga extrema sin la presencia de anemia. Si este es tu caso, el tratamiento de la deficiencia de hierro puede mejorar significativamente tus síntomas de fatiga.

Fibromialgia

Si tienes fatiga debilitante a largo plazo y está acompañada de otros síntomas, como dolores y molestias musculares generalizadas, es posible que esté experimentando fibromialgia. De hecho, la investigación muestra que del 30 al 40 por ciento de los pacientes con trastornos tiroideos autoinmunes también tienen fibromialgia.

Malos hábitos de sueño

Si bien el insomnio y el sueño reparador pueden estar asociados con tu enfermedad tiroidea subyacente, tener malos hábitos de sueño también puede contribuir a tu fatiga. Según la National Sleep Foundation, los adultos necesitan de siete a ocho horas de sueño por noche, sin embargo, un porcentaje sustancial no recibe esta cantidad con regularidad.

Consideraciones adicionales

Además de las afecciones enumeradas anteriormente, existen muchas otras causas potenciales de fatiga, como otros problemas de salud como enfermedad renal o hepática crónica, una infección, un trastorno de ansiedad o abuso de alcohol o drogas. También existe la posibilidad de efectos secundarios de los medicamentos, hacer demasiado o muy poco ejercicio y no seguir una dieta saludable de manera constante.

www.lavidalucida.com

LAO-Lisette Alvarez Ondina

Informática, diseñadora, programadora web, estudio en la UCI, también fotógrafa de bebes, niños y embarazadas en LAOStudio, Facebook: http://www.facebook.com/LAOStudioFotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *