¿Qué tan importante es la similitud de la pareja en una relación?

Si se te preguntara qué es lo que hace que una pareja sea compatible, ¿Qué responderías? Si eres un estudiante de psicología y te interesa cómo funcionan las relaciones de pareja, seguramente contestarás que es la “similitud”. La gente suele pensar que para que una relación sea exitosa debe haber similitudes entre ambas personas. Pero claro, algunos otros también dicen que “los opuestos se atraen”, entonces, ¿Cuál es verdad?

¿Qué dicen los estudios sobre la similitud en las parejas?

Imagina que seleccionamos a 200 parejas románticas y luego las mezclamos para que se asignen nuevas parejas al azar. Según una investigación, si observas la similitud entre los miembros de las parejas románticas y la comparas con la de las dos personas que se juntaron al azar, las parejas en las relaciones reales tienden a ser más similares entre sí que las parejas emparejadas al azar.

Pero saber que las parejas tienden a ser similares no significa necesariamente que la similitud importe. El hecho de que las parejas tiendan a ser similares no significa que las parejas más similares tengan relaciones más satisfactorias o que sus relaciones duren más. Quizás las parejas que son diferentes son menos comunes pero igual de satisfechas y exitosas.

Lo que conocemos sobre la similitud y la prosperidad de las relaciones es que la similitud puede importar, pero investigadores han demostrado que la similitud en las parejas tiende a ser más sobre valores y antecedentes compartidos, como su clase social y religión. 

Y estos son los factores que parecen predecir el éxito de la relación. Las parejas con actitudes, valores y antecedentes más similares tienden a experimentar una satisfacción, compañía, intimidad y amor más duraderos, y es menos probable que se rompa.

Conexión entre personalidades similares y la prosperidad de una relación

La similitud en cuanto a personalidad, por otro lado, no parece importar tanto. Si bien algunas investigaciones encontraron que las personas informan que se sienten más atraídas por gente con personalidades similares, las personalidades similares no predecían con precisión los resultados de las relaciones. 

La similitud de las parejas puede depender de cómo se conocieron. Un estudio transversal con 137 parejas heterosexuales casadas o que cohabitaban encontró que las parejas que «se enamoraron a primera vista» eran menos similares que las parejas que primero fueron amigos. Particularmente en los niveles de extraversión, estabilidad emocional y autonomía. 

Sin embargo, contrariamente a la hipótesis de los investigadores, las parejas que «se enamoraron a primera vista» no informaron tener una relación de calidad inferior. Lo que sugiere que sus personalidades diferentes no eran necesariamente una carga para la relación.

Si bien la similitud en la personalidad puede no importar tanto como pensamos instintivamente, ciertos rasgos de personalidad parecen importar. En particular, se ha demostrado que el neuroticismo (la tendencia a experimentar emociones negativas) predice una menor calidad de la relación. 

Aunque puede que esto no sea cierto más adelante en la vida. La mayor parte de esta investigación se realizó con parejas más jóvenes, y en una prueba con matrimonios más antiguos y prolongados no hubo un vínculo entre el neuroticismo y la satisfacción de la relación. 

Algunas investigaciones han encontrado que estar abierto a las experiencias, ser agradable y ser consciente son muy buenos predictores para la calidad de la relación. Sin embargo, estos hallazgos generalmente no son tan fuertes como aquellos con neuroticismo. Al preguntarle a las personas qué rasgos valoran más en una pareja, la respuesta es lealtad y honestidad.

www.lavidalucida.com
LAO-Lisette Alvarez Ondina

Informática, diseñadora, programadora web, estudio en la UCI, también fotógrafa de bebes, niños y embarazadas en LAOStudio, Facebook: http://www.facebook.com/LAOStudioFotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *