Errores de alimentación saludable para corregir

Conseguir que tu familia coma de forma saludable supone más de un quebradero de cabeza. Más allá de las prisas del día a día, los productos precocinados y los envases monodosis la alimentación familiar parece haberse convertido en una asignatura pendiente para muchos hogares.

Hasta la gente más sana puede cometer errores de alimentación que puede echar a perder sus planes de llevar una vida más saludable o de adelgazar. Si eres de las que pone mucha atención a lo que come, seguro que te interesa descubrir cómo puedes mejorar aún más tu alimentación.

Conseguir que tu familia coma de forma saludable supone más de un quebradero de cabeza. Más allá de las prisas del día a día, los productos precocinados y los envases individuales, la alimentación familiar parece haberse convertido en una asignatura pendiente para muchos hogares.

Por este motivo, a continuación te diremos qué errores de alimentación puedes estar cometiendo. De esta manera, tu familia y tú podrán gozar de una buena salud.

Errores de alimentación que puedes estar cometiendo

1. La improvisación

La mayoría de las familias (hasta un 80 %, según algunos estudios) no planifica sus menús semanales. El resultado de la desorganización es una práctica alimentaria desequilibrada que conduce al exceso de peso. Se impone el aprendizaje de conocimientos básicos de alimentación para adquirir criterio nutricional y organizarse mejor.

Sin duda, alimentarse bien hoy en día requiere reflexión, sin dejarse el bolsillo y cocinar un poco más.

2. Errores de alimentación saludable: Light no siempre es sinónimo de saludable

Muchas veces la bajada en las grasas se suple con otras sustancias menos saludables, de modo que tendremos que decidir con qué frecuencia consumimos este tipo de alimentos para que no alteren el equilibro nutricional de nuestra dieta. Por tanto, deben consumirse de forma más puntual.

Otro error es pensar que la grasa es perjudicial. El organismo necesita grasas para funcionar bien. Los productos que anuncian “0 % grasas” no solo no tienen grasas malas, como las saturadas, tampoco contienen las buenas, como las monoinsaturadas

3. Comer pocas veces al día y mucha cantidad

Los expertos recomiendan cinco ingestas diarias: tres comidas importantes (desayuno, comida y cena) y dos tentempiés. Si no le damos alimentos a nuestro organismo durante un periodo largo de tiempo (más de 3-4h), nuestro cuerpo entra en alerta y se disparan todos nuestros mecanismo de reserva.

Esto quiere decir que nuestro organismo empieza a ahorrar energía y acumular grasas para aguantar y rendir durante las horas que no va a recibir alimento. Es fundamental por tanto, evitar estos mecanismos de alerta para mantener a nuestro organismo en un correcto equilibrio.

4. No desayunar o comer a deshoras

Es un hábito muy extendido entre la sociedad por la ‘falsa’ creencia de que, así, se consigue bajar de peso más rápidamente, algo que debemos empezar a cambiar ya, puesto que el desayuno es la comida más importante y la que nos aporta la energía necesaria para el resto del día.

Por otro lado, comer a ‘deshoras’ también es un mal hábito, ya que el sistema digestivo humano se va regulando, tiene sus propios horarios y saltárnoslos, día sí y día también, solo puede repercutir de forma perjudicial para nosotros y nuestra salud.

5. Errores de alimentación saludable: abusar de la sal

Abusar de sal puede provocar retención de líquidos y provocar problemas de tensión arterial. El exceso de sodio en nuestro organismo afectará principalmente a los riñones y al corazón. Se trata de afecciones que se producen con el paso del tiempo mediante el abuso continuado de la ingesta de sal.

Para evitarlo es fundamental seguir una dieta adecuada en la que la sal sea un elemento presente de manera muy escasa. Una forma saludable de sazonar la comida es añadiendo hierbas aromáticas o especias.

6. Creer que comer una ensalada ya es comer verdura

Muchas personas piensan que comer ensaladas ya supone incluir suficientes vegetales y verduras en su dieta. Se trata de un error de volumen, ya que una ensalada básica, con lechuga, tomates y cebolla apenas tiene densidad nutritiva y aporta mayoritariamente agua.

Para llevar una dieta sana es necesario comer verduras y hortalizas de una forma variada y equilibrada como judías verdes, espinacas, guisantes, coles, pimientos, zanahoria…  ¡No solo existe la lechuga!

7. Demasiada carne y poca verdura

“Al menos termina el filete” suplican algunas mamás. La proteína animal no debe ocupar más de una cuarta parte del plato o bandeja, al igual que las legumbres o los cereales del menú. Cereales y legumbres se complementan muy bien y contribuyen también al aporte proteico.

Así, bastan pequeñas porciones de carne blanca o de pescado. La carne roja debe ser de consumo semanal, no diario. Los verdaderos protagonistas deben ser las verduras y hortalizas.

Por último, si tienes alguna duda sobre cómo llevar unos buenos hábitos alimenticios, no dudes en consultar con un nutricionista para que te de más pautas sobre cómo seguir una correcta alimentación.

mejorconsalud.com

Sobre LAO-Lisette Alvarez Ondina 3544 Artículos
Soy Informática, me dedico a programar y diseñar aplicaciones web, también soy fotógrafa, tengo un estudio de fotos de bebes, niños y embarazadas llamado LAOStudio, el Facebook es @LAOStudioFotos.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*