Carta que todos necesitamos leer, una triste realidad en Cuba

El gran político y pensador hindú Mahatma Gandhi, considerado como un maestro del género humano, decía que la condición de un pueblo se mide por el modo como trata a sus animales. La cita no es textual, pero es fiel al espíritu de la idea de Gandhi, quien provenía de un país que desde tiempo inmemorial venera y protege a los animales y, contrariamente a lo que muchos creen, no solo por razones religiosas, sino porque el pueblo hindú posee una antigua y profunda sensibilidad hacia la naturaleza y todo aquello a través de lo cual ella se manifiesta. Este modo de sentir está ya en Los Vedas, conjunto de textos sagrados, filosóficos, poéticos y legislativos que constituye el libro inaugural que sirve de fundamento a una de las civilizaciones más antiguas de este planeta, tan deshonrosamente habitado y humillado por la especie humana.

Mientras en Cuba no existe ley alguna que proteja a los animales —con jubilosa excepción del ganado vacuno y caballar—, y sí algunos decretos pretendidamente epidemiológicos que amparan y regulan hasta la forma más cruel del exterminio de perros y gatos, por ejemplo, en otros países a quienes deberíamos imitar no solo existen tales leyes protectoras, sino hasta cuerpos de policía muy bien organizados cuya misión consiste en defender a los animales de la depredación del ser humano e imponer sanciones a quienes atenten contra ellos.

Los grupos de protectores de animales, están reunidos en Cuba fundamentalmente en dos organizaciones, la conocida Sociedad Protectora de Plantas y Animales, y el de más reciente creación, el Grupo de Protección a Animales de la Ciudad. Juntos luchan desde hace años para conseguir que el Estado instituya una Ley de Protección Contra el Maltrato Animal. Hasta ahora sus esfuerzos denodados no han rendido fruto, ni tan siquiera uno mínimo, y la petición se atasca una y otra vez, si es que en algún momento ha logrado transitar de un buró a otro, de un Departamento a otro. Me parece evidente que no se considera en Cuba una prioridad amparar a los animales de la brutalidad y el salvajismo humanos, del abandono, el desamparo y las muertes más dolorosas. Reina la más absoluta impunidad y cada día cualquiera puede ser testigo en las calles habaneras de actos vandálicos perpetrados por individuos contra animales enfermos, indefensos, pequeños, quienes no pueden defenderse en modo alguno. Muchos de estos cuadros espantosos los protagonizan los propios empleados de Zoonosis, quienes salen con sus carros a las calles a cazar perros abandonados y hambrientos, a los cuales agarran por las patas traseras y revuelcan dos o tres veces antes de lanzarlos al interior del odioso carro-jaula, donde se golpean al caer y de inmediato son agredidos por los otros perros que ya están dentro, pues habiendo sido objeto del mismo tratamiento perverso, están muy nerviosos y reaccionan con ferocidad. Algunos perros ya están muertos cuando el carro descarga su triste contenido en el inmueble de la calle Infanta, donde tiene su sede esta detestable institución.

Algunas mentes sesudas alegan con suma seriedad que en un país como el nuestro, donde los cultos religiosos afrocubanos gozan de tantos seguidores, resultaría muy difícil el obligado cumplimiento de una Ley de Maltrato Animal, pues sería imposible supervisar el sacrificio diario de miles de aves de corral, carneros, chivos, jicoteas, etc.

Desde luego, este argumento, sesudo y todo, es válido.

Pero los gallos, gallinas y demás ejemplares de la fauna nacional que sucumben cada día bajo el cuchillo del sacerdote matarife de nuestros cultos sincréticos —y los más numerosos aún que contribuyen a la alimentación de la población— no son un argumento de peso suficiente como para que sigamos ignorando atrocidades de tal envergadura que un país que se quiera llamar civilizado de ninguna manera puede darse el lujo de permitir en su territorio.

No existen adjetivos capaces de calificar la monstruosidad que encarnan las peleas de perros y otros animales a los que el hombre, sediento de goces primitivos y salvajes, obliga a contender para su diversión personal, y para que el dinero fluya por los bolsillos de las personas viles que crean las condiciones necesarias para que estos espectáculos puedan suceder. NADA justifica la existencia de las perreras, insalubres, con celdas minúsculas donde los perros (y hasta algunas especie de aves), destrozados y cubiertos de heridas después de las batallas, se hacinan encogidos, yaciendo sobre la sangre que mana de sus heridas; y cuando ya no sirven más por haber combatido mucho, o tras una pelea especialmente feroz en la cual han quedado invalidados para continuar su carrera “profesional”, son arrojados en los basureros, bajo los puentes o en cualquier rincón, muchas veces todavía vivos y lanzando lastimeros alaridos de dolor mientras agonizan entre los desperdicios y las ratas, que los muerden sin esperar a que mueran. El filme Conducta es un retrato tan fidelísimo como bochornoso e indignante de esta faceta de los “entretenimientos” criminales de un sector de la población capitalina No hay argumento capaz de justificar a los fatuos y abusadores dueños de perros de razas de pelea que salen a las calles con sus ejemplares encadenados, para soltarlos y azuzarlos a la vista de infelices perritos vagabundos que deambulan confiados por los parques y las calles de la ciudad, para organizar in situ una carnicería que nadie detiene, pues aunque algunos espectadores quisieran intervenir, todos temen a esos perros entrenados para matar por amos sin conciencia y sin escrúpulos. Algunos de estos perros han mordido a personas, incluso a niños. Desconozco si ya estas parejas asesinas han causado la muerte de algún ciudadano, pero si no ha pasado, puede ocurrir en cualquier momento, en especial si se tiene en cuenta que muchos parques de La Habana están contiguos a escuelas primarias y secundarias, a círculos infantiles y a policlínicos.

Hasta los turistas se espantan de las perreras habaneras, y muchos de ellos han tomado fotos y las han enviado a los grupos de protección animal acompañándolas te textos donde expresan su fuerte e intenso repudio a estas prácticas. Las imágenes, a la que he tenido acceso, son de una crudeza, de una brutalidad espeluznantes, son sádicas, sañudas. Para el delito de entrenar animales para el combate, promocionar peleas y mantener a las víctimas en condiciones de hábitat horrorosas, tendría que existir en Cuba un repertorio de castigos duros y ejemplarizantes. Pero el negocio es muy jugoso, corre dinero “gordo”, y pejes con influencia social —que en muchas ocasiones (pero no siempre) son marginales sin ubicación laboral ni estudiantil— participan en estas masacres para su solaz y esparcimiento. Y en este punto saltan los que preguntan con sorna a los protectores de animales: “Y entonces qué… ¿Te vas a meter con las peleas de gallos?”, y a esta retadora interrogante sigue invariablemente la carcajada de escarnio. Porque quién no sabe que en el Caribe las peleas de gallos y las galleras con ruedos como coliseos, son tradición fundadora de la cultura autóctona, desgraciadamente.

He visto dos niños de escuela primaria pelearse en un parque por la posesión de un gatico recién nacido, con párpados aún cerrados, y partirlo en dos mitades como consecuencia del forcejeo. He conocido hombres y mujeres que tienen perros en sus casas y por el modo como los tratan, podría pensarse que los mantienen bajo su techo solo para tener la posibilidad de maltratarlos y hacerlos víctimas de auténticos suplicios de los cuales los animales no tienen cómo defenderse ni modo de escapar. Invariablemente, cuando alguien intercede por un perro o un gato que están siendo maltratados por sus dueños, estos responden gritando bestialmente que el animal les pertenece y pueden matarlo si les viene en gana, y hasta comérselo después. Esta respuesta, aunque resulte muy penoso admitirlo, retrata de cuerpo completo a un nutrido número de capitalinos, y cuando digo nutrido, debe entenderse que los maltratadores superan en casi absoluta proporción a quienes intentamos ayudar a las víctimas. Quisiéramos que fuera de otra manera, pero no lo es. La impunidad para quienes gustan de maltratar a los animales saca a la luz uno de los peores rostros de la población habanera: el sadismo visceral de hombres y mujeres que, en muchas ocasiones, resultan ser ciudadanos perfectamente integrados a la sociedad y a su comunidad, lo que hace de esta manifestación de crueldad algo realmente incomprensible y digno de estudios profundos.

Pudiera citar muchos otros casos de maltrato que he presenciado personalmente, y otros aún de los que he tenido noticia a través de protectores de animales, pero la lista sería infinita. Algunas personas piensan, de un modo que no puedo menos que calificar de idílico, que bastaría con desarrollar una campaña educativa, es decir, apelar al buenismo de la población apoyándose en una labor concientizadora y educativa. En mi opinión esto es muy necesario, pero… ¿quiénes llevarán a cabo tal campaña, y apoyados por cuáles instituciones y organismos oficiales…? Hasta ahora los escasos y esporádicos acercamientos al tema que he visto en nuestros medios de prensa han pasado como un eco que no deja huella, cuando no han devenido circo vergonzoso, por constituirse el panel conductor sin que hubiera en él presencia de un solo miembro de los grupos de protección animal. En cierta ocasión la población pudo presenciar por televisión una entrevista a un funcionario de Zoonosis, donde este trató de justificar y defender los métodos de captura de los perros callejeros llevados a cabo por el personal bajo su mando, con argumentos absolutamente fuera de lugar, además de muy cuestionables.

No habrá jamás, en ningún terreno de la vida humana, campaña educativa capaz, por sí sola, de obtener resultados alentadores, si no está apoyada por un cuerpo de leyes que confieran carácter de obligatoriedad al cumplimiento de las recomendaciones hechas por los educadores, porque está en la condición humana desoír toda restricción a la impunidad. Para decirlo de forma explícita: la condición humana rechaza todo aquello que ponga límites a su expansión, y cuando digo expansión, digo libre manifestación de sus instintos básicos. Y la crueldad que suele acompañar al instinto de atropellar a los más débiles forma parte de la naturaleza de nuestra especie, tal vez porque es un rezago de la constitución de los Neanderthales, o porque es una condición inherente a los grandes simios de los que descendemos, como es el caso de los chimpancés, o porque las especies más fuertes cazan para sobrevivir a las que les siguen por debajo en el esquema evolutivo. Para colmo, somos la única especie del reino animal que no mata solo para comer, sino también por disfrute y por sadismo, como es el caso de los cazadores y los torturadores.

El respeto a la naturaleza y a la biodiversidad, concepto tan apelado en nuestros días —y fundamental en el pensamiento moderno como uno de los modos de revertir las depredaciones a que hemos sometido nuestro planeta y defender lo que queda de él—, es un respeto que hay que construir en los cubanos, porque no es consustancial con nuestro ethos de nación; es un respeto que hay que educar, sí, pero también hay que obligar a practicar, imponiendo los castigos más severos para quienes se nieguen a la observancia de sus prescripciones. Y no con el único fin de preservar lo que queda de nuestra Tierra, sino porque esa educación, que va dirigida directamente al espíritu, ese respeto a la Naturaleza que nos creó, enriquece espiritualmente a las personas, y el crecimiento espiritual generalmente se traduce en un mejoramiento de la condición humana y en evolución del alma de la especie. El respeto a la biodiversidad hace al Hombre mejor de lo que es. Así lo comprendió Martí cuando dijo que los hombres se dividen entre los que odian y destruyen y los que aman y construyen. Martí no solo pensaba en la política y en la Patria cuando concibió esta idea, como bien entienden todos los que saben que el pensamiento martiano fue siempre ecuménico, humanista y trascendente.

¿Tenemos o no tenemos necesidad de una Ley Contra el Maltrato Animal nosotros los cubanos? La tenemos, porque tenemos la necesidad, la obligación y hasta la urgencia de evolucionar como espíritu colectivo. Pero las características de la cultura cubana nos obligan a ser sensatos en nuestras pretensiones: ya que no somos hindúes que veneran a sus animales, ni canadienses y norteamericanos que poseen cuerpos policíacos y leyes severísimas para defensa de la biodiversidad; ya que necesitamos seguir comiendo gallinas y cerdos y sacrificando pollos, chivos y carneros por motivos religiosos, limitemos entonces de momento nuestra petición —no por claudicaciones, sino por estrategia— a las mascotas no productivas (desde el punto de vista del interés material humano), es decir, a los gatos y los perros, los más castigados por la insensibilidad y la crueldad de las personas, aunque también podría penalizarse la acción de matar aves con tirapiedras, que tanto gustan practicar los niñitos en los parques bajo la mirada indiferente de los padres, o el hábito de apedrear palomas, o el de golpear hasta la muerte a los conejos, solo por el gusto de verlos convertidos en papilla sangrante.

Está muy bien, y es un logro importantísimo, que el ciudadano cubano posea una sólida conciencia política, un altísimo concepto de la Patria, un orgullo nacional incuestionable y una solidaridad siempre presta a practicar el internacionalismo, entre otras cualidades que nos caracterizan, pero no podremos considerarnos ciudadanos integrales, más aún, seres humanos integrales, mientras no hallamos alcanzado un mayor desarrollo en el camino de la evolución moral propia de los pueblos altamente civilizados, y ese camino pasa, nos guste o no, por el respeto a la Naturaleza en todas sus manifestaciones, un respeto que ha dirigido hasta hoy la gestión de grandes personalidades políticas de nuestra América, como el presidente Evo Morales, tal vez el ejemplo más vibrante de esta convicción. La educación moral de los cubanos ha de pasar, además de por la concientización política e ideológica, también por otros territorios de la vida social, de la vida comunitaria, de la Vida, en fin, que debe ser siempre el más alto proyecto del Hombre; pero no hablo solo de la vida humana, sino de la Vida en todas sus formas.

¿Cuánto más habrá que seguir esperando para que las autoridades cubanas promulguen la tan ansiada Ley Contra el Maltrato Animal? No estamos reclamando un favor, no estamos solicitando un regalo, no es una concesión lo que pedimos quienes amamos a los animales. Es una exigencia ciudadana que los protegerá no solo a ellos, sino que hará de nosotros mejores hombres, mujeres y niños de lo que ahora somos; nos hará más espontáneamente solidarios, sensibles, respetuosos, compasivos y, sobre todo, más conscientes de la necesidad de cuidar y preservar, hábitos de los que tristemente carecemos, y que forman tanta parte de la conciencia social de un pueblo como la noción de Patria. La evolución de los conglomerados humanos no radica solo en los avances de la ciencia y la tecnología, sino también en el desarrollo pleno de la conciencia moral y cívica. Ya dijo alguien muy sabio que ciencia sin conciencia es la muerte del alma.

 

Fuente: http://cartasdesdecuba.com

Sobre LAO-Lisette Alvarez Ondina 3405 Artículos
Soy Informática, me dedico a programar y diseñar páginas web en PHP, también soy fotógrafa de todas ocasiones, tengo un estudio de fotos de bebes, niños y embarazadas llamado LAOStudio Instagram: @photographybylisette, practico running...soy maratonista de corazón...tengo un estilo de vida naturista, me fascina la medicina especialmente la natural, me gusta leer, estudiar, el deporte, el arte y el diseño...no pertenezco a las religiones, pero estoy transformando mi vida a vegana por salud y respeto a los derechos de los animales. soy modelo como hobbie, puedes buscarme en instagram @lisettealvarez6lao

4 Comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con parar ya el maltrato animal. Aquí debemos incluir “ACABAR YA” con las peleas de gallos ilegales, pues es un maltrato animal también como son las peleas de perros, estos son actos sanginario y fuera de una mente humana pues usan estos animales para ganar dinero y el estado tiene que tomar parte en esta situación. Pues ya está afectando hasta los más pequeños que ven a su padre en estos actos anormales y quieren hacer lo mismo y al final dejan la escuela para dedicarse a esto. Así nunca llegaremos a desarrollar como queremos el futuro de nuestra nación.

  2. Estoy muy de acuerdo con todo lo escrito. Es más que necesraio la aprobación de una Ley de protección de los animales en Cuba. Es triste y bochornosa la realidad del maltrato a los perros ,gatos,palomas,tomeguines,birijos,etc, solo con el fin de lucro y dinero.Parece que los cubanos estamos perdiendo el valor mas importante del hombre “SER HUMANOS”. Y lamnetablemente lo vivimos a diario.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*