Remedio popular contra quistes y fibromas

quistes-ovarios-útero2

Los fibromas en el útero y los quistes ováricos, son crecimientos benignos (no cancerosos), que pueden causar ningún síntoma, síntomas leves o severos de dolor, hinchazón y/o sangrado. Pueden tratarse de varias maneras, entre ellas están los remedios naturales o con plantas como la Siempreviva.

La planta Siempreviva (nombre latino: Sempervivum tectorum) es una planta perenne suculenta formada por colchonetas compuestas de hojas con pelo insertado en rosetas. En condiciones favorables se propagan rápidamente a través de bulbos, y varias especies se valoran en el cultivo como cubierta vegetal para puntos secos y soleados.

Puede crecer en los entornos más difíciles, donde casi no cualquier otra planta sobrevive. Incluso de esa característica procede su nombre Sempervivum, palabra que significa “sigue vivo”. Además se puede cultivar fácilmente en casa, no importa lo mucho que tengas espacio. No requiere de una gran cantidad de tierra o agua, y ofrece una gran cantidad de reproducción de ellas.

Siempreviva como remedio popular

La planta siempreviva, es un remedio natural extraordinario con similares poderes medicinales como es la planta más medicinal en el mundo: el aloe vera. Contiene: ácido fumárico y málico, mucosidad vegetal, aceite graso, resina de tanino, malato de calcio. En la medicina popular se utiliza por sus propiedades anti-inflamatorias, astringentes y diuréticas. Se utiliza en forma de zumo, revestimientos, grasas, tintura o té.

Uno de los remedios naturales más populares sobre la base de esta planta es la mezcla de siempreviva y miel de abejas, especialmente de trébol. Se utiliza para varias enfermedades, pero por lo general se recomienda para los fibromas y quistes.

Siempreviva y miel de trébol para fibromas y quistes

Ingredientes:

  • 300 gramos de hojas completas, gruesas y espesas de siempreviva
  • 500 gramos de miel de trébol de alta calidad

Preparación:

  1. Lava las hojas de la planta, quita el exceso de agua con un paño suave y muele las hojas en una licuadora o procesadora.
  2. Con cuchara de madera o de plástico agita la mezcla de siempreviva con miel para obtener una mezcla uniforme.
  3. Después de agitar la mezcla, se vierte en un frasco de vidrio, cerrar la tapa, envolver con papel de aluminio o papel oscuro para protegerlo de la luz y dejar reposar en el refrigerador durante 7 días.
  4. Durante este tiempo, es recomendable de 2-3 veces revolver la mezcla, porque va a espesar ligeramente en la parte superior.
  5. Por esta cantidad de ingredientes se hará un litro y esta cantidad será suficiente para 20 días de tratamiento.

Dosificación:

Tomar 3 veces al día una cucharada (de madera o plástico) de esta manera:

  1. Una cucharadita en la mañana con el estómago vacío. No comer ni beber nada la media hora posterior.
  2. Una cucharada entre el almuerzo y cena (al menos 2 horas después del almuerzo, y por lo menos media hora antes de la cena).
  3. Una cucharada antes de acostarse.

Tiempo de tratamiento

El tratamiento durará dependiendo del tamaño de los fibromas o quistes. Para los quistes más pequeños pueden ser suficientes 20 días, mientras que para el tratamiento de fibromas grandes será más tiempo. En el caso de fibromas medianos y grandes, tomar 3 meses y luego hacer un análisis de cómo va procediendo. Si notas que el fibroma se redujo, haz un descanso de 2 semanas y continúa con el tratamiento hasta 3 meses otra vez.

Para lograr incluso un mejor efecto del tratamiento, es útil que en paralelo bebas cada día una taza de té de ortiga. Esto asegurará una mejor limpieza de sangre.

Este es realmente uno de los remedios naturales más eficaces para los fibromas y quistes, ayudándote a reducirlos o desaparecerlos por completo. Los efectos secundarios son muy raros, y si ocurren son por lo general de intensidad leve. Los más comunes pueden ser, efectos laxantes o diuréticos (diarrea y aumento de la micción). Aún más rara vez pueden ocurrir náuseas y vómitos. Sin embargo, no se recomienda para las personas alérgicas a la miel, embarazadas, mujeres que están amamantando, ni para los diabéticos.

Otras aplicaciones de la siempreviva y la miel

Este remedio popular es también fuerte en la desintoxicación y limpieza del cuerpo de sustancias nocivas acumuladas, por lo que puede utilizarse para este fin. Serán suficiente dos cucharadas al día, una por la mañana y otra por la noche. Esta receta también es ideal para impulsar tu metabolismo y estimular la digestión, fortalece el sistema inmunológico, equilibra la presión y alivia los síntomas causados por el trastorno de la tiroides.

Además de sus propiedades medicinales, la siempreviva y miel juntas tienen un excelente sabor.

Las hojas son más medicinales cuando están llenas de jugo. Lo bueno es que su composición química no cambia después de la congelación, por lo que se puede almacenar en el congelador y usar durante el invierno.

Jugo de siempreviva

El jugo de siempreviva contiene polisacáridos y sustancias antibacterianas. Por lo tanto, se puede utilizar como una ayuda contra los parásitos intestinales, y puede ser bebido o enjuagar la boca y la garganta en los casos de bronquitis, abscesos dentales, el oído y la garganta.

Té de siempreviva

Ayuda en casos de menstruación abundante, calambres menstruales, diarrea y úlceras. Hervir 12 gramos de siempreviva seca por 15 minutos en 250 ml de agua. Colar y dejar enfriar. Por la mañana con el estómago vacío beber una taza de té, y luego cada hora en una cucharada de té.

Estas son algunas maneras en que se puede usar este remedio popular para quistes y fibromas y otras dolencias. No olvides que antes de hacer cualquier remedio debes consultar con un especialista para llevar con cuidado el tratamiento.

Redacción de Vida Lúcida

Sobre LAO-Lisette Alvarez Ondina 3405 Artículos
Soy Informática, me dedico a programar y diseñar páginas web en PHP, también soy fotógrafa de todas ocasiones, tengo un estudio de fotos de bebes, niños y embarazadas llamado LAOStudio Instagram: @photographybylisette, practico running...soy maratonista de corazón...tengo un estilo de vida naturista, me fascina la medicina especialmente la natural, me gusta leer, estudiar, el deporte, el arte y el diseño...no pertenezco a las religiones, pero estoy transformando mi vida a vegana por salud y respeto a los derechos de los animales. soy modelo como hobbie, puedes buscarme en instagram @lisettealvarez6lao

2 Comentarios

  1. Muy interesante este escrito principalmente para las mujeres que la mayoría sufrimos de esto, pero hay algo que no entiendo cual es la miel de trevol, porque no la conozco, nunca la he visto, solo conozco la miel de la tierra, o la miel de abejas, esa no, entonces no podríamos hacer el remedio,me encanta tu blog siempre tienes cosas interesantes, si puedes por favor respondeme a mi correo.

    • Hola Magda, me alegra que los articulos que se publican sean utiles para muchas personas que lo necesitan, lamentablemente muchos de los productos que se usan en la mayoria de los remedios naturales son dificiles de obtener en nuestro país, pero de todas formas no creo que el tipo de miel tenga mucha repercucion en el resultado del remedio, de todas formas, aqui te pongo los tipos de miel que existen:

      Algunas clases de miel
      En todo el mundo hay cientos de tipos de miel ya que lógicamente todo depende del tipo de flor que las abejas encuentran en su hábitat.

      Miel de azahar: De color ámbar claro, perfumada y suave al paladar. Procedente del polen de limoneros, naranjos, mandarinos. Efectos sedantes, ayudando conciliar el sueño. Es también antiespasmódica.

      Miel de romero: De color ámbar muy claro y blanco cuando está cristalizada. Aromática y dulce. Estimulante hepático que favorece la descongestión del hígado. Indicada para las úlceras de estómago y dismenorrea. No recomendada a hipertensos.

      Miel de eucaliptus: De color ocre. Muy aromática con un sabor característico a madera. Antiséptico de las vías respiratorias y urinarias, de efectos balsámicos y vermífugos. Indicada contra catarros y afecciones del árbol respiratorio.

      Miel de tomillo: De tono rojizo y sabor agradable. Indicada para las afecciones respiratorias de tipo inflamatorio, tos convulsiva y asma. Reguladora de la tensión arterial. Muy indicada como tonificante ante la fatiga y la astenia.

      Miel de espliego: De color ámbar y sabor característico a lavanda. Por su poder bactericida y antiséptico. Indicada en uso externo para picaduras de insectos, quemaduras solares y heridas. Antidiarreico. Preventivo de gripes, bronquitis, resfriados. Por su alto contenido en hierro, tiene las mismas indicaciones que la miel de castaño. Favorece el sueño, modera la irritabilidad, la agresividad y el estrés.

      Miel de Tilo: procedente de las flores del tilo. De color amarillo suave con un aroma fragante. Se cristaliza fácilmente por lo que se endurece deprisa. Útil en la acidez, flatulencias, ulceras gástricas o duodenales. Propiedades antibacterianas. Útil en la bronquitis, gripe y resfriados. Posee propiedades sedantes siendo muy útil en ansiedad e insomnio.

      Miel de trébol: procedente de la flor de trébol De color amarillo suave. Es energetizante. Muy útil para cansancio o fatiga, personas mayores, épocas de exámenes, recuperación post operatoria.

      Miel de alfalfa: procedente de las flores de alfalfa. De color ambarino blanco, de buen sabor y propiedades similares a la miel de de trébol.

      Más variedades de miel

      Miel de avellano: De color amarillo y buen sabor. Utilizada para la piel y conservar su estado.

      Miel de castaño: procedente del la flor del fruto y la exudación del árbol. Rica en hierro, beneficiosa para anemia, sangrado nasal y metrorragia (reglas abundantes).

      Miel de pino o abeto (llamadas miel del bosque): Procede del mielato que exudas el propio árbol (pinos, abetos, robles, encimas.
      De Pino: oscura y permanece líquida mucho tiempo tras la recolección. De sabor resinoso y excelente para el tratamiento de la inflamación bronquial.

      De abeto: De color verde y muy difícil de conseguir ya que no se produce todos los años. Aroma balsámico fuerte indicado para afecciones respiratorias.

      Miel de encina: Producida por las abejas que liban la melaza que se desprende de los frutos. Es uno de los tipos de miel de color más oscuro, casi negro. De olor y sabor a malta muy poco dulce. Indicada para combatir la anemia por su alto contenido en hierro. Antiasmática y adecuada contra las afecciones bronquiales y pulmonares.

      Miel de brezo: De color caoba oscuro y sabor ligeramente amargo. Aumenta la diuresis por lo que va bien en cistitis, retención de líquidos y piedras en el riñón y su prevención; inflamación de vejiga, riñón y uretra. Recomendada en problemas cardíacos: insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto. Antirreumática. Por su contenido en minerales está indicada para la anemia, inapetencia y fatiga.

      Miel de milflores: Procedente de varias floraciones simultáneas. De color ámbar oscuro y sabor muy variable e intenso. Antiinflamatoria, digestiva y cicatrizante. Es un gran complemento alimenticio. Rico en minerales, previene la anemia, favorece la digestión y es antiséptica. Ideal para un desayuno completo.

      Tipos de miel menos conocidas

      Miel de Manuca: Procedente de Australia y Nueva Zelanda. Autentico antibiótico natural, tanto para tratar problemas del aparato respiratorio como digestivo. Catarros, bronquitis, resfriados, ulceras de estomago o duodeno. Por su propiedad antibacteriana se utiliza en quemaduras, cortes, afecciones de la boca (aftas bucales e irritación) con enjuagues.

      Miel de Ulmo: tiene un sabor a almendra amarga. Su cristalización hace que sea fresca en la boca. Dependiendo de su producción es clara o extra clara. Propiedades bactericidas, fungicida, antiviral y balsámica. Muy útil para afecciones de la piel, heridas y hongos.

      Miel de Quillay: Su procedencia de la flor de Quilay, que se encuentran en Perú, chile, argentina y Bolivia. Propiedades astringentes beneficiosas para la piel. Eccemas, dermatitis, piel grasa y seborrea. No se aconseja su ingesta interna ya que contiene alto contenido en saponinas que pueden ser toxica. Su miel se utiliza para preparados cosméticos y su corteza también.

      Miel de Acacia: Es una miel de color ámbar y muy líquida. Extraída de la misma flor de acacia. Efectos laxantes que combate el estreñimiento.
      Miel de tiaca: su procedencia es de un árbol del sur de Chile. De textura suave y cristalización muy fina. Sabor a frutas frescas y aroma a menta.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*