¿Qué es la espondilolistesis?

imagesTal vez el mejor comienzo para aprender sobre espondilolistesis es aprender a leerla correctamente. Si separa la palabra en cuatro partes, no es tan difícil: espondi – lo – lis – tesis.

Se produce una espondilolistesis cuando una de las vértebras de la columna (huesos) se desliza hacia adelante sobre la que está debajo. La espondilolistesis se produce con mayor frecuencia en la columna lumbar (parte baja de la espalda).

Cierta gente no se entera nunca de que tiene espondilolistesis porque no tiene síntomas. Cuando aparecen los síntomas, generalmente incluyen uno o más de los siguientes:

  • dolor en la parte baja de la espalda, muslos y piernas;
  • debilidad en muslos o piernas;
  • músculos isquiotibiales tensos (parte posterior de los muslos);
  • pérdida de control de esfínteres, o dificultad para controlarlos.

La espondilolistesis puede alterar su aspecto. Algunas diferencias físicas notables son:

  • sobresale el abdomen;
  • el torso parece más corto;
  • lomo hundido (curvas demasiado profundas en la parte inferior de la espalda);
  • forma de caminar como pato.

Los médicos describen la gravedad de la espondilolistesis usando una escala de 1 a 5. El grado 1 indica que el 25% de una vértebra se ha deslizado hacia adelante sobre la que se encuentra debajo. El grado 2 indica que se ha producido un deslizamiento del 50%, y así se continúa hasta el grado 5, que representa un deslizamiento del 100% (conocido como espondiloptosis).

Para recibir el mejor tratamiento, primero debe conocer el origen del problema. Este artículo lo ayudará a comprender la espondilolistesis y algunas de las causas. Leerá sobre las opciones de tratamiento y descubrirá consejos de prevención para ayudarlo a evitar lesiones.

Espondiolistesis: lesión lumbar y tratamiento

Introducción 

Bienvenido a la sección Explicación de Espondiolistesis, diseñada para ayudarlo a saber más sobre la espondiolistesis y su tratamiento. Ha sido escrita por un grupo de médicos y enfermeras con experiencia dedicados a ayudar a pacientes, sus familias y amigos a comprender mejor las diversas lesiones de la columna vertebral. Si bien estamos seguros de que este sitio le resultará informativo y entretenido, recuerde que el elemento fundamental de su tratamiento será el contacto cercano con su médico.

¿Qué es la Espondiolistesis?

I. Definición
La palabra “espondiolistesis” deriva de dos términos: “espóndilo”, que significa columna vertebral, y “listesis”, que significa desplazamiento. Por lo tanto, la espondiolistesis es el desplazamiento hacia delante de una vértebra (es decir, uno de los 33 huesos de la columna vertebral) respecto de otra. La espondiolistesis suele ocurrir en la base de la columna, en la zona lumbar.

II. Descripción de espondiolistesis 
La espondiolistesis puede describirse de acuerdo con su grado de gravedad. Una descripción utilizada frecuentemente clasifica la espondiolistesis en grados, siendo el grado 1 el menos avanzado y el grado 5, el más avanzado. La espondiolistesis se clasifica en grados midiendo cuánto se ha desplazado la vértebra hacia delante sobre la vértebra subyacente.

Grado 1 25% de la vértebra se ha desplazado hacia adelante
Grado 2 50%
Grado 3 75%
Grado 4 100%
Grado 5 La vértebra se ha desplazado totalmente (es decir, espondiloptosis)

¿Cómo se produce la espondilolistesis? 
Aproximadamente el 5-6% de los hombres y el 2-3% por de las mujeres sufren de espondiolistesis. Es más frecuente en personas que realizan actividades que requieren un gran esfuerzo físico, como levantamiento de pesas, gimnasia o fútbol. Los hombres suelen desarrollar los síntomas de esta lesión más que las mujeres, particularmente porque suelen realizar más actividades físicas. Si bien algunos niños menores de cinco años pueden tener predisposición a la espondiolistesis, o incluso sufran una espondiolistesis no detectada, no es frecuente que se diagnostique espondiolistesis a niños tan pequeños. La espondiolistesis comienza a aparecer más entre los 7 y 10 años. El incremento de actividad física de adolescentes y adultos, además del desgaste provocado por las obligaciones cotidianas, pueden generar espondiolistesis, sobre todo entre adolescentes y adultos.

I. Tipos de espondiolistesis.

Los diferentes tipos de espondiolistesis pueden generarse de diferentes maneras. Algunos ejemplos son:

Espondiolistesis del desarrollo 
Este tipo de espondiolistesis puede existir al nacer o desarrollarse durante la infancia, aunque no suele detectarse hasta el final de la niñez o, incluso, la adultez.

Espondiolistesis adquirida 
La espondiolistesis adquirida puede originarse de dos maneras: i. Por las presiones cotidianas sobre la columna vertebral, como levantar objetos pesados y los deportes, la columna puede desgastarse (es decir, degenerarse). Cuando las conexiones entre las vértebras se debilitan, se puede producir la espondiolistesis. ii. Una fuerza única o repetida sobre la columna puede provocar espondiolistesis, por ejemplo, el impacto al bajar de una escalera cayendo con los pies, o el impacto regular sobre la columna de los jugadores de fútbol de la línea de ataque.

II. ¿Cuáles son los síntomas? 
Muchas de las personas que sufren espondiolistesis no tienen síntomas y solamente se dan cuenta del problema cuando aparece en una radiografía por un problema diferente. Sin embargo, diversos síntomas suelen acompañar la espondiolistesis:

  • Dolor en la zona lumbar, especialmente después de hacer ejercicio
  • Mayor lordosis (es decir, curvatura lumbar).
  • Dolor y/o debilidad en uno o ambos muslos o piernas
  • Menor capacidad de controlar las funciones del intestino o la vejiga
  • Estiramiento intensivo de la musculatura hipertónica
  • En casos de espondiolistesis avanzada, se pueden producir cambios en la forma de pararse y caminar de las personas, por ejemplo, caminando como un pato. Esto hace que el abdomen sobresalga aún más debido a la curvatura hacia delante de la zona lumbar. El torso (pecho, etc.) puede parecer más corto y se pueden producir espasmos musculares en la parte baja de la espalda.

Cómo se trata la espondiolistesis

Tratamiento no quirúrgico 
Si la espondiolistesis no es progresiva, no se requiere más tratamiento que la observación. Los síntomas suelen disminuir cuando cesan las actividades físicas fuertes. Los tratamientos conservadores incluyen 2 o 3 días de reposo en cama, restricción de las actividades que causan presión sobre la columna vertebral (por ejemplo, levantamiento de pesas, agacharse), terapia física, medicación anti inflamatoria y para reducir el dolor y/o un corsé o aparato ortopédico.

El médico puede recetarle un corsé o aparato ortopédico a su medida. Son fabricados por ortopedistas, profesionales que toman las medidas exactas del cuerpo del paciente, por ejemplo, armando un molde con el cual se fabrica el producto ortopédico.

Cirugía de columna 
La intervención quirúrgica se realiza cuando existe compromiso neurológico o cuando el tratamiento conservador no alivia el dolor lumbar y los demás síntomas de la espondiolistesis.

Un cirujano de columna decide cuál es el procedimiento y enfoque más adecuado para el paciente (anterior/posterior, frontal o dorsal). Sus decisiones están basadas en la historia clínica del paciente, los resultados de las radiografías y el grado y ángulo del desplazamiento vertebral. Las opciones quirúrgicas que se utilizan son variadas. Consulte con su médico especialista en columna cuál de ellas es la más adecuada para su lesión.

Recuperación
Independientemente de si su tratamiento es conservador o quirúrgico, es importante que siga cuidadosamente las instrucciones de su médico y/o terapeuta físico.

Evite levantar objetos pesados, agacharse encorvando la espalda o ciertos deportes, como el fútbol o los ejercicios de alto impacto (es decir, correr, actividades aeróbicas). Si tiene alguna duda sobre las limitaciones profesionales o recreativas, consulte a su médico y/o terapeuta físico. Ellos podrán sugerirle alternativas seguras para reducir el riesgo de sufrir otros problemas lumbares.

Mantenga un peso adecuado, siga en su casa el programa de ejercicios elaborado por su fisioterapeuta, aprenda cómo levantar correctamente objetos del piso y otros movimientos “seguros”.

Síntomas de la espondilolistesis

Mucha gente con espondilolistesis no tiene síntomas. A veces se descubre una espondilolistesis cuando el paciente se hace una radiografía por un problema no relacionado. Sin embargo, algunos pacientes sí tienen síntomas que varían entre leves y graves.

A continuación se enumeran varios síntomas que generalmente se relacionan con la espondilolistesis:

  • dolor en la parte baja de la espalda y sensibilidad;
  • dolor en la nalga;
  • dolor y/o debilidad (uno o ambos) en los muslos y piernas;
  • dificultad para controlar esfínteres;
  • músculos isquiotibiales tensos;
  • caminar semejante al andar de un pato;
  • lomo hundido;
  • abdomen sobresaliente.

Causas de la espondilolistesis

Esta enfermedad se produce por lo general en la región lumbar (parte baja de la espalda), como resultado de ser la región que soporta la mayor parte del peso corporal. Los hombres sufren más de espondilolistesis que las mujeres. Esto se debe a que, en general, más hombres que mujeres se involucran en actividades físicamente demandantes tales como levantamiento de pesas o fútbol, que pueden provocar espondilolistesis.

Hay dos tipos principales: del desarrollo y adquirida.

Espondilolistesis del desarrollo: es posible tener esta afección desde el nacimiento, es decir, en forma congénita. También se puede desarrollar en la niñez. Sin embargo, a veces se descubre recién en la adultez.

Espondilolistesis adquirida: ésta puede ser causada por el desgaste normal o por forzar la columna para manejar tareas físicamente demandantes. Una mala ergonomía, transportar objetos pesados y los deportes intensos (como levantamiento de pesas o la gimnasia) pueden contribuir a desarrollar una espondilolistesis.

La degenerativa es una forma de espondilolistesis adquirida y se produce, por lo general, después de los 50 años. Si bien podemos ver cómo se desarrollan las arrugas faciales con el tiempo, no podemos ver los cambios que se producen en la columna que también se producen con el envejecimiento. Los cambios degenerativos en la columna debilitan las estructuras espinales y la hacen susceptible a espondilolistesis u otros problemas.

Tratamientos no quirúrgicos para la espondilolistesis

La mayoría de los pacientes no necesitan tratamiento quirúrgico mientras que la espondilolistesis esté estable, es decir, que la vértebra no se deslice más hacia adelante. El especialista en columna controlará la espondilolistesis de manera frecuente.

Los tratamientos no quirúrgicos son, entre otros:

  • dos o tres días de reposo en cama;
  • terapia física;
  • ejercicio de bajo impacto: nadar o caminar en agua;
  • restricciones en la actividad de la parte baja de la espalda: nada de deportes intensos (levantamiento de pesas, gimnasia o fútbol), ni levantar cosas pesadas, inclinarse de manera excesiva, retorcerse o agacharse;
  • medicamentos para controlar la inflamación, los espasmos musculares y/o el dolor;
  • un aparato que ayude a reducir los espasmos musculares y el dolor.

http://www.spineuniverse.com/

Sobre LAO-Lisette Alvarez Ondina 3414 Artículos
Soy Informática, me dedico a programar y diseñar páginas web en PHP, también soy fotógrafa de todas ocasiones, tengo un estudio de fotos de bebes, niños y embarazadas llamado LAOStudio Instagram: @photographybylisette, practico running...soy maratonista de corazón...tengo un estilo de vida naturista, me fascina la medicina especialmente la natural, me gusta leer, estudiar, el deporte, el arte y el diseño...no pertenezco a las religiones, pero estoy transformando mi vida a vegana por salud y respeto a los derechos de los animales. soy modelo como hobbie, puedes buscarme en instagram @lisettealvarez6lao

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*